«Estar al quite»

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Origen

En el mundo de los toros, el quite es la acción de un torero que ayuda a otro cuando está en peligro. Es una acción habitual, y es necesario que el torero que ayuda ponga mucha atención para que su compañero no sea dañado por el toro.

 

Significado

La expresión “Estar al quite” la utilizan los españoles con el significado de “Estar preparado” o “Estar atento”. Otras expresiones típicas para decir lo mismo son: “Estar ojo avizor”, «Estar al liquindoi” (muy típica en ciudades andaluzas como Cádiz o Málaga), “Estar a la vigiona” (frase típica en Honduras), etc.

Ejemplos

– “Voy al supermercado. Debes estar al quite para ayudarme cuando te llame por teléfono.”

– “Cuando conduces el coche debes estar al liquindoi ”.

Fuente e información gráfica: www.1de3.es/2008/09/30/estar-al-quite/

More to explorer

Creo que … No creo que…

En nuestro Ahora tú de hoy vamos a jugar de nuevo. En esta ocasión el protagonista será el elemento cultural mezclado con

Joan Miró: el pintor del estilo único

Joan Miró fue un pintor y escultor español cuyo estilo tan personal lo ha convertido en un artista inconfundible. Nació en Barcelona

Una respuesta

  1. Como tal, la expresión estar al quite, tiene un significado de estar atento a una situación en la que se dan dos protagonistas, en la que uno ejecuta y el otro permanece a la espera, vigilante, en caso de que tuviese que actuar en ayuda de, apoyo o refuerzo.
    Se usa como asimilación del vocablo taurino, en el que los subalternos salen a ayudar al torero distrayendo al toro en caso de una cogida, para «quitarle» (de ahí el quite) al toro de encima, y bien éste pueda zafarse de la situación, o para que pueda ser sacado del ruedo por parte de otros. Con lo cual, dicha expresión no es estar atento a algo de forma independiente, sino estar atento o pendiente a una situación con la intención de apoyar una acción de la que no se es el protagonista. Por lo que uno no debe estar al quite de la conducción, sino al quite de la carretera. O lo que es lo mismo, El conductor (piloto) va a cometer una infracción y le pide al pasajero (copiloto) que esté al quite (pendiente), por si ve policía, como apoyo a su acción, o como apoyo a la falta de visibilidad por el lado de su compañero. Por lo que uno nunca está al quite de sí mismo, sino al quite de otros u otra cosa. Para estar atento a lo que uno hace, existen otro tipo de expresiones.
    Como sinónimo, el «liquindoi» está bien, pero mal planteado en el ejemplo. Ya que estar a, o, al liquindoi, es estar vigilante o vigilando. El término es una deformación anglosajona originaria de lugares andaluces «colonizados» por Inglaterra; como Huelva y Cádiz (las dos únicas provincias andaluzas originarias de estas terminologías). «Estar a liquindoi», es estar «look in down». En el caso del uso malagueño es por asimilación y proximidad con Cádiz. En Andalucía «estar a liquindoi» es estrictamente vigilando a alguien o los alrededores de algo con una intención. En su mayoría se ha utilizado en fechorías y es un previo a «dar el agua»; es decir, no se puede «dar el agua» si antes no se está «a liquindoi». Generalmente no se está «a liquindoi» de algo, sino que simplemente se está «a liquindoi». Para entendernos, esta expresión es un imperativo.
    Sintetizar el uso de una expresión, sin conocer su componente sociocultural conlleva al uso equívoco de esta, y en el caso de Andalucía es fácil identificar quien es, o no, puramente andaluz, y no de guión televisivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *